En los tres primeros días –lunes, martes y miércoles- de inspección a buses colegiales, se han fiscalizado 600 en los distritos de Panamá y San Miguelito.  La falta de póliza de seguro y portar papel ahumado inadecuado son algunas de las fallas detectadas por los inspectores de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT).

Desde el lunes 23 de febrero, la ATTT realiza los estacionamientos del Estadio Rommel Fernández, la inspección de los buses colegiales que prestan el servicio a diferentes escuelas de la ciudad capital.

El Director Nacional de Transporte de la ATTT, Félix Barrios, dijo que la inspección se realizará hasta el viernes 27 de febrero en horario de 8:30 a.m. a 3:00 p.m.

Barrios explicó que el objetivo es fiscalizar que los autobuses del transporte colegial cumplan con las normas de tránsito y cuenten con las medidas de seguridad necesarias para que los alumnos sean transportados adecuadamente desde sus hogares a los centros educativos, y  viceversa.

Indicó que los vehículos deben contar con pólizas de seguro y Placa Colegial (PC), entre otros requisitos.

La verificación hará énfasis en el extintor de fuego, triángulo de seguridad, cinta reflexiva y gato.

La revisión incluye que los letreros “Colegial” en la parte frontal, costados y posterior del autobús cuenten con el tamaño requerido de 20 centímetros.

Además la inspección incluye el estado de las llantas, puertas de entrada y de salida, así como motor y chasis que se encuentren en buenas condiciones, entre otras medidas de seguridad.

En cuanto los papeles ahumados, las autoridades solo permiten el papel del N°1 en las ventanas de los asientos traseros, ya que no deben tenerlo ni en la totalidad del parabrisas ni en las ventanas de las puertas delanteras.

Igualmente, el Director de Transporte de la ATTT fue enfático en que no se tolerará cajones de bocinas de música y ni papel ahumado de otros números en los vehículos destinados al transporte estudiantil.

Una vez concluya la inspección, los que cumplan recibirán la calcomanía de la ATTT que certifica que podrán circular. 

Los que presenten algún fallo en los requisitos deberán subsanarlos, y podrán regresar a una segunda inspección para cumplir los mismos.

Respecto a los que no cumplan y sean detectados circulando posterior al periodo de inspección, -según Barrios-, serán sancionados, además de no tener en orden los documentos en regla serán retenidos.

El funcionario añadió que los operativos de control y fiscalización se extenderán posteriormente a los centros educativos y en las carreteras para verificar que los vehículos se mantengan en regla.

También comunicó que en las Direcciones Provinciales de la ATTT en el interior de la República se están llevando a cabo similares inspecciones. 

En los distritos de Panamá y San Miguelito circulan alrededor de 2,000 busitos colegiales.